Berkeley Art and Interreligious Pilgrimage Project

Peregrinajes Postales: Una Guía para Acompañar a Personas que Están Encarceladas

By Fr. Steven Glenn Rindahl

Traducido al español por Blanca Galindo

Peregrinajes Postales: Una Guía para Acompañar a Personas que Están Encarceladas

Un miembro de mi parroquia está actualmente encarcelado. Lo estará durante los próximos años. Sin embargo, recibe permisos de la prisión ocasionalmente. Al menos una o dos veces al año, mi feligrés encarcelado escapa de la prisión con mi ayuda.

Tabla de Contenidos

Prefacio del Autor

Un miembro de mi parroquia está actualmente encarcelado. Lo estará durante los próximos años. Sin embargo, recibe permisos de la prisión ocasionalmente. Al menos una o dos veces al año, mi feligrés encarcelado escapa de la prisión con mi ayuda. Andrew (se usa el nombre con permiso) escapa yendo de peregrinación conmigo. Las herramientas que utilizamos para sacarlo de la cárcel son las tarjetas postales. Andrew escapa de la prisión sin salir jamás de sus muros.

Recorremos juntos el Camino de Santiago (y ocasionalmente vamos a Lourdes). Cada día, al enviar una tarjeta postal, incluyo a Andrew en la peregrinación. Cuando recibe su tarjeta postal, las lee mientras camina en el patio de ejercicios, recreando nuestro recorrido juntos. Incluso cuando no está en el patio, Andrew escapa. A continuación permitiré que él lo explique:

Sabes, intentaron encerrarme en un agujero. Una celda pequeña de 10x10 solo para mí. Ellos no sabían que yo no estaba allí. Estábamos caminando juntos por el Camino. Tenía que hacer círculos muy pequeños mientras caminaba, pero caminaba, leía y escapaba de este agujero.

En las próximas páginas, intercaladas con algunas fotos de tarjetas postales y citas de Andrew, espero que te inspires para incluir a otros en tus actividades de peregrinación, aquellos que no pueden, por cualquier razón, realizar una peregrinación en persona.

Lo que se presenta en esta guía se desarrolla a partir de cómo Andrew y yo realizamos juntos la peregrinación, intercambiando tarjetas postales. El contexto es una peregrinación de un sacerdote y un feligrés que enfatiza la centralidad de la Eucaristía. No obstante, está redactado en el espíritu de “ese ‘ecumenismo espiritual’ del que hablan Unitatis redintegratio y el Directorio sobre el Ecumenismo, y que los fieles deben recordar constantemente en sus oraciones, en la celebración de la Eucaristía y en su vida diaria.” [1]

La guía tiene la intención de proporcionarte la información necesaria para tener éxito en tu propia peregrinación por correo mediante tarjetas postales. Incluye conceptos básicos que pueden parecer obvios, así como lecciones aprendidas y errores que puedes evitar.

Por favor, siéntete alentado a tomar y adaptar los materiales a tus creencias teológicas, entorno y necesidades. Después de todo, se trata de una guía, no de un libro de reglas.

Introducción

La práctica de la peregrinación por proxy no es algo nuevo. El profesor Kerr Houston informa que las peregrinaciones por proxy eran bien conocidas en el siglo XII. Además, hubo un uso generalizado de peregrinos por proxy en el siglo XV, y algunos de ellos hicieron de esta práctica su carrera. [2] En la Edad Media también hubo un crecimiento de la “peregrinación espiritual” que “creó la posibilidad de buscar una forma completamente estacionaria de viajar a lugares sagrados. Estas peregrinaciones de sillón no requerían ejercicio físico, pero espiritualmente podían ser igual de efectivas”. [3]

Del mismo modo, las Estaciones del Vía Crucis, ya en uso generalizado en Jerusalén a principios del siglo XIII, se convirtieron en una forma localizada de peregrinación, un proxy del lugar, en las comunidades locales cuando la libertad de viajar a Tierra Santa se vio restringida por las Cruzadas y más tarde por el cierre de fronteras nacionales durante la Reforma. [4] En estas peregrinaciones por proxy, ya sea mediante una persona o un lugar, la persona que se beneficia del proxy es capaz de encontrar sus “propias experiencias, malentendidos, dolor físico, rechazo, sentimientos de abandono y pequeñas muertes incontables de la vida, se espiritualiza al fusionarse con las de Jesús”. [5]

Las personas ya no están convirtiendo las peregrinaciones por proxy en una carrera. Sin embargo, hay muchos posibles peregrinos que, por una multitud de razones, no pueden realizar la peregrinación en persona. Creo que es necesario replantear la peregrinación por proxy en nuestro momento actual de la historia. ¿Cómo pueden aquellos que tienen la capacidad física y la libertad financiera proporcionar oportunidades para que la peregrinación sea experimentada por aquellos que no tienen los mismos privilegios? Esta guía describe los pasos y consideraciones para aquellos que deseen realizar una peregrinación por proxy a través de tarjetas postales en el Camino de Santiago en nombre de otra persona.

Ya sea que tu compañero de peregrinación esté encarcelado como Andrew, esté confinado en casa debido a limitaciones físicas, o de alguna manera no pueda viajar por motivos de peregrinación, él o ella ciertamente puede realizar la peregrinación a través de ti y contigo; tú eres el representante físico, las tarjetas que reciben les permiten participar en la peregrinación donde se encuentran, actuando como representación del lugar. Como nos recuerda el Directorio sobre la Piedad Popular, cada peregrino está acompañado por la comunidad de fe.

El peregrino que se dirige a un santuario está en comunión de fe y caridad no sólo con aquellos que lo acompañan en el “viaje sagrado”, sino también con el propio Señor… Viaja con su comunidad y a través de ella, se une a la Iglesia en el cielo y en la tierra. Lo hace junto a todos los fieles que han orado en ese santuario a lo largo de los siglos… El peregrino recorre el camino con la humanidad cuyos sufrimientos y esperanzas son tan evidentes. [6]

Al realizar una peregrinación por encargo, estás convirtiendo esa verdad espiritual en una experiencia tangible para aquellos privados de la libertad de viajar. Como explica Andrew a quienes están encarcelados, las cartas y llamadas que reciben de personas fuera de la prisión son los actos de misericordia corporal ordenados por Cristo cuando dijo que debemos visitar a los enfermos y encarcelados. Qué acto de misericordia tan grande debe ser llevar a los enfermos y encarcelados en una peregrinación.

Los Fundamentos de Ser un Peregrino por Correo Postal

Como un futuro peregrino por medio de tarjetas postales, Es un poco como ir al cine o al teatro, entrar intencionalmente en un período de suspensión de incredulidad, y es responsabilidad de los actores mantener esa suspensión. Tú eres quien puede mantener esa conexión, esa suspensión de incredulidad, operando para que tu compañero de peregrinación esté contigo en la peregrinación en lugar de estar en sus propias circunstancias reales. Además, estás brindando la oportunidad de escapar del estado liminal no elegido que ha restringido los viajes al permitir el ingreso a un estado liminoide elegido de transformación y agregación en una nueva comunidad. [7]

Las postales son un método para llevar a cabo la conversación necesaria como si estuvieran físicamente juntos. Por lo tanto, en lugar de escribir “Caminé 6 millas antes del desayuno,” escribe:

“Caminamos 6 millas antes del desayuno y pensamos que podríamos comer todo del menú cuando llegáramos.” 

No tengas miedo de usar números como “6” en lugar de “seis” o abreviaturas como “BFast” en lugar de “desayuno” como ejemplos. Solo dispones de una tarjeta postal y necesitas economizar el espacio tanto como sea posible para incluir la mayor cantidad de detalles posible. Tu compañero de peregrinación confiará en ti para proporcionar los detalles sobre lo que él o ella está experimentando.

Elegir una buena postal fotográfica y proporcionar detalles como “el camino pedregoso resultaba incómodo bajo nuestros pies” o “al llegar a la cima de la montaña, pudimos ver las nubes que se asentaron durante la noche en el valle, cubriéndolo como una manta”, les ayuda a sentir y ver la peregrinación mientras caminan juntos. Como Andrew explicó su propia experiencia (en una carta que escribió mientras estaba “en confinamiento”):

Durante el día, intento caminar constantemente, aunque sea en círculos pequeños, teniendo en cuenta ciertos espacios en los que me encuentro... ¡Definitivamente siento dolor en mis piernas!... Los puntos de referencia son impresionantes. Me encanta la historia, los edificios y los espacios abiertos... Las caminatas subiendo y bajando montañas, caminando sobre las nubes.

Lo siguiente que debes recordar es que estás comprometido con esta actividad diaria. Tú y tu compañero/a de peregrinación estarían juntos mientras caminan si ambos estuvieran físicamente en la peregrinación juntos. De igual manera, debes estar diariamente con tu compañero/a de peregrinación en tu escritura. Interrumpir el envío de postales tiene el potencial de romper la suspensión de incredulidad. Una forma sencilla de mantener las postales al día es escribir la postal como una extensión de tu diario de peregrinación cada día. Escribir postales junto con tu diario implica que estás documentando tu experiencia de peregrinación. Si no lo estás haciendo, considéralo. Es una experiencia tremendamente valiosa.

Consideraciones Técnicas

Si tu compañero/a de peregrinación está encarcelado/a, como el mío, hay una lista de detalles que debes conocer. Incluso si no es así, muchos serán aplicables para hacer que tu peregrinación con tarjetas postales sea un proceso más sencillo de realizar. No comprendo la motivación detrás de algunas de estas reglas, pero existen de todos modos. Como peregrino/a por medio de postales, depende de ti conocer las reglas para maximizar la experiencia de tu compañero/a de peregrinación.

  1. ¿Cuántas fotos puede tener tu compañero/a de peregrinación? Algunos centros de reclusión limitan la cantidad de fotos/ilustraciones que los presos pueden tener en su posesión en un momento dado.
  2. ¿La instalación de reclusión permite papel de colores? En una de las instalaciones en las que Andrew estuvo desde su encarcelamiento, no le permitían tener papel de colores de ningún tipo. Eso incluía tarjetas postales con imágenes. Como resultado, el empleado de correos en la prisión hizo fotocopias en blanco y negro de la tarjeta postal para dárselas a Andrew y destruyó los originales.
  3. ¿La instalación de reclusión permite cartulina? Esto es importante para enviar las postales. Si la respuesta es no, no solo la tarjeta no se entregará, sino que tampoco habrá una dirección de devolución a la cual enviarla. Las tarjetas terminarán en la basura y tu compañero/a de peregrinación nunca las verá.
  4. ¿La instalación de reclusión permitirá etiquetas de envío? En caso afirmativo, podrás tener tantas etiquetas de envío impresas de antemano como necesites y luego despegarlas para pegarlas en la tarjeta postal. Es un proceso muy práctico si se permiten las etiquetas de envío. Si no se permiten, experimentarás el mismo resultado que con la cartulina prohibida: las tarjetas postales serán desechadas y nunca vistas por tu compañero/a de peregrinación. Si necesitas escribir a mano la dirección para que la tarjeta sea entregada, entonces debes escribir a mano la dirección.
  5. ¿La instalación de reclusión tiene una aplicación de fotos? Una opción relativamente nueva para enviar fotos a los presos son aplicaciones que permiten enviar fotos a los presos a través de una aplicación con supervisión. Similar al correo censurado, asumiendo que no haya nada objetable, la foto es luego liberada al destinatario, quien puede imprimir una copia. Si esta es una opción, hay dos puntos importantes. El primero es que es probable que la aplicación sea el único método mediante el cual el preso pueda recibir fotos en esa instalación. El segundo es que significa que tu compañero/a de peregrinación puede obtener la tarjeta postal casi en tiempo real. Toma una foto del anverso y reverso de la tarjeta antes de dejarla en el correo (más sobre eso en un momento), y una vez que tengas acceso a wifi, carga las imágenes en la aplicación. Si usas este método, querrás tener una dirección segura para enviar las tarjetas originales para que tu compañero/a de peregrinación las tenga al ser liberado/a. Actualmente, envío las tarjetas por correo a la mamá de Andrew. Puede que encuentres a otro miembro de confianza de la familia o que te las envíes a ti mismo y las guardes hasta la liberación.
  6. Independientemente de dónde se envíen las tarjetas o cómo, coloca la fecha en las tarjetas. Facilita a tu compañero/a de peregrinación conocer la secuencia de tu viaje. No puedes confiar en que la oficina postal entregue las tarjetas en orden.

 

You might be asking yourself at this point – This sounds like a nice idea, but does it honestly make a difference?  Does it work?  Again, I will let Andrew answer (written in response to the card I sent at the end of our first Camino together, which was a postcard of the Catedral de Santiago lit up at night and the comment on how we would be leaving in the morning, so we went out at night and took one last look).

¡Espero que no te importe, me quedaré en España otro mes más!

Oración del Peregrino

Aunque hubiera recorrido todos los caminos, cruzado montañas y valles
desde oriente hasta Occidente,
si no he descubierto la libertad de ser yo mismo no he llegado a ningún sitio.

Aunque hubiera compartido todos mis bienes con gentes de otra lengua y cultura,
hecho amistad con peregrinos de mil senderos o compartido albergue con santos y príncipes, si no soy capaz de perdonar mañana a mi vecino no he llegado a ningún sitio

Aunque hubiera cargado mi mochila de principio a fin y esperado por cada peregrino necesitado de ánimo, o cedido mi cama a quien llegó después
y regalado mi botellín de agua a cambio de nada,

si de regreso a mi casa y mi trabajo no soy capaz de crear fraternidad y poner alegría, paz y unidad, no he llegado a ningún sitio.

Aunque hubiera tenido comida y agua cada día
y disfrutado de techo y ducha todas las noches
o hubiera sido bien atendido de mis heridas,
si no he descubierto en todo ello el amor de Dios, no he llegado a ningún sitio.

Aunque hubiera visto todos los monumentos
y contemplado las mejores puestas de sol;
Aunque hubiera aprendido un saludo en cada idioma, o probado el agua limpia de todas las fuentes,
si no he descubierto quién es autor
de tanta belleza gratuita y de tanta paz
no he llegado a ningún sitio.

Si a partir de hoy no sigo caminando en tus caminos, buscando y viviendo según lo aprendido;
Si a partir de hoy no veo en cada persona,
amigo y enemigo, un compañero de camino;

Si a partir de hoy no reconozco a Dios, el Dios de Jesús de Nazaret,
como el único Dios de mi vida,
no he llegado a ningún sitio

Fraydino.

¡Buen Camino para ti y aquellos por quienes eres intermediario!

Información del Autor

El Padre Steve es un capellán retirado del Ejército de los Estados Unidos con un total de 31 años de servicio, desde sus primeros años como paracaidista hasta su regreso al ejército como capellán.

Su asignación culminante fue en la facultad del Centro de Excelencia/Escuela Médica del Ejército de los Estados Unidos, donde desarrolló y enseñó el plan de estudios del Cuerpo de Capellanes del Ejército de los Estados Unidos para brindar una respuesta ministerial a la lesión moral.

Tras su retiro, el Padre Steve utilizó el conocimiento adquirido en el desarrollo de ese curso para crear un peregrinaje diseñado específicamente para la curación del TEPT y la Lesión Moral, llevado a cabo en el Camino de Santiago bajo los auspicios de la organización sin fines de lucro Warriors on the Way (Guerreros en el Camino).

Cuando no está en peregrinaje, el Padre Steve guía a personas a través de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola y se desempeña como profesor adjunto en la Universidad Park.

Posee una Maestría en Teología de la Universidad de Gales, un Doctorado en Ministerio de la Universidad de Chester, una Maestría en Teología Sagrada de Nashotah House y un Certificado en Dirección Espiritual de la Escuela Oblata de Teología.

Referencias bibliográficas

Congregation for Divine Worship and the Discipline of the Sacraments. Directory on Popular Piety and the Liturgy: Principles and Guidelines. Vatican City: Libreria Editrice Vaticana, 2002.

Harpur, James. The Pilgrim Journey: A History of Pilgrimage in the Western World. Katonah, NY: BlueBridge, 2016.

Houston, Kerr. “Vicarious Pilgrimage.” Edited by Larissa J. Taylor, Thomas Izbicki, Rita Tekippe, Leigh Ann Craig, John B. Friedman, and Kathy Gower. Encyclopedia of Medieval Pilgrimage. Leiden, NL: Brill Academic, 2009.

Kaelber, Lutz. “Paradigms of Travel.” In Tourism, Religion & Spiritual Journeys, edited by Dallen J. Timothy and Daniel H. Olsen, 49–63. Contemporary Geographies of Leisure, Tourism, and Mobility. New York, NY: Routledge, 2006.

Kennedy, Eugene C. Cardinal Bernardin’s Stations of the Cross: Transforming Our Grief and Loss Into New Life. New York, NY: St. Martin’s Press, 2003.

Sumption, Jonathan. The Age of Pilgrimage: The Medieval Journey to God. Mahwah, NJ: Paulist Press, 2003.

Turner, Victor W. The Ritual Process: Structure and Anti-Structure. The Lewis Henry Morgan Lectures / 1966. Chicago, IL: Aldine Publishing Company, 1969.

Turner, Victor W., and Edith Turner. Image and Pilgrimage in Christian Culture: Anthropological Perspectives. Oxford, UK: Basil Blackwell, 1978.

1 Congregation for Divine Worship and the Discipline of the Sacraments, Directory on Popular Piety and the Liturgy: Principles and Guidelines (Vatican City: Libreria Editrice Vaticana, 2002), 277.

2 Kerr Houston, “Vicarious Pilgrimage,” ed. Larissa J. Taylor et al., Encyclopedia of Medieval Pilgrimage (Leiden, NL: Brill Academic, 2009), 795–796.

3 Lutz Kaelber, “Paradigms of Travel,” in Tourism, Religion & Spiritual Journeys, ed. Dallen J. Timothy and Daniel H. Olsen, Contemporary Geographies of Leisure, Tourism, and Mobility (New York, NY: Routledge, 2006), 50.

4 Jonathan Sumption, The Age of Pilgrimage: The Medieval Journey to God (Mahwah, NJ: Paulist Press, 2003), 128; James Harpur, The Pilgrim Journey: A History of Pilgrimage in the Western World (Katonah, NY: BlueBridge, 2016), 131.

5 Eugene C. Kennedy, Cardinal Bernardin’s Stations of the Cross: Transforming Our Grief and Loss Into New Life (New York, NY: St. Martin’s Press, 2003), 12–13.

6 Congregation for Divine Worship and the Discipline of the Sacraments, Directory, 286.

7 Victor W. Turner, The Ritual Process: Structure and Anti-Structure, The Lewis Henry Morgan Lectures / 1966 (Chicago, IL: Aldine Publishing Company, 1969), 94–96; Victor W. Turner and Edith Turner, Image and Pilgrimage in Christian Culture: Anthropological Perspectives (Oxford, UK: Basil Blackwell, 1978), 253–254.

Galería

Download Una Guía Aquí (.pdf)